Mi blog de rarezas, lo que me pasa, lo que veo, lo que leo,
lo que escribo, lo que sueño, lo que pienso,
lo que siento, lo que hay, lo que me gusta y lo que no,
pero sobre todo mi amor por mi hijo,
entre miles de chifladuras más!

martes, 1 de enero de 2013

Propósitos de año nuevo.


Mi mantra para este año es: “nuevos planes, idénticas estrategias”. Sí, me lo volé de una canción, ¿y? Total, que el año pasado estuvo lleno de risas, lágrimas, aprendizaje, caídas, momentos increíbles (y otros no tanto), personas nuevas que me llenaron de más felicidad; las personas que siempre están ahí y me demostraron que siempre lo estarán; y otras muchas que simplemente se perdieron en el tiempo y el espacio… a algunas de ellas cuesta trabajo decirles adiós. Sin embargo no me arrepiento de nada nadita de lo que hice… creo que tampoco de lo que dejé de hacer y pretendo pasármela igual de bien este incipiente año.

 

En cuanto a mis propósitos… nada de pretender dejar de fumar, volverme abstemia, ponerme a dieta, hacer ejercicio, ni nada de ese tipo de cosas que la neta ni intención tengo de cumplir. Aunque tal vez debería probar una de esas terapias como en el capítulo de Garfield donde Bonachon (o cómo se escriba) decide dejar de morderse las uñas, sólo que la mía dirá; “te levantarás de la cama en cuanto suene el despertador” o “no dirás ‘cinco minutos más’, porque se convierten en media hora y siempre sales pitando para el trabajo”… igual y eso funcionaría.

 

Por otro lado, tampoco prometo ser una mejor persona (así como soy me quiero, punto, jaja), además hace un par de meses me propuse hacer ‘votos de humildad’ y no más no pude… rayos, un día tal vez me ponga a trabajar en eso. Quizá por ser tan ojete es que en el intercambio pasado ni un abrazo me merecí del tipo que me dio regalo… bah, al fin que ni me importa.

 

Por eso, en vez de hacer propósitos absurdos e incumplibles, prefiero seguir concentrándome en lo que me gusta y, por enésima vez, ¡¡ya no abandonar Los Días Extraños!! (¿Cuántas veces van que lo digo?...). No me importa a quién tenga que asesinar para cumplirlo, pero ahora sí lo haré… muah jajaja, eso se oyó muy extremista. Na, tampoco es para tanto. Bueno, como sea; los otros propósitos serán seguir con mi ritmo de lectura, el cual me siento orgullosa de decir que este 2012 se recuperó (porque el 2011 andaba del nabo) y, de ser posible, mejorarlo. Juntando estas dos cosas, pues reseñar más lo que leo (y lo que veo también) lo más rápido posible porque luego me tardo una semana o más y entonces las ideas se me mueren… o se escapan por algún pinche agujero que tengo en la cabeza y no son los oídos ni los ojos ni nada de esas cosas.

 

A ver, ¿qué más? ¿Qué más? Ay creo que ya, tampoco es para tanto. Y si se me ocurre algún otro en el transcurso… pues ya veré si es digno de comentarse.

 

Para finalizar, pues les deseo un Feliz 2013 a todos lo que pasen por aquí, que al fin el mundo ni se acabó y tenemos un largo año para seguir echando desmadre… y el 13 es de buena suerte, aunque seguro mucho me dirán que no es cierto, jajaja. Sólo espero que nadie vaya a provocar otra maldita histeria colectiva gracias al número. Besos y hasta la próxima!!

1 comentario:

reptilio dijo...

Que sea un gran año

cuida a tu vampiro

Que sean muy felices y diario encuentres razones para sonreir

:D

abrazo

Free Bat MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com