Mi blog de rarezas, lo que me pasa, lo que veo, lo que leo,
lo que escribo, lo que sueño, lo que pienso,
lo que siento, lo que hay, lo que me gusta y lo que no,
pero sobre todo mi amor por mi hijo,
entre miles de chifladuras más!

jueves, 8 de abril de 2010

Enrique Bunbury: el mejor.


A petición de mi mejor amigo del rock and roll (el joven Villegas) decidí publicar un post acerca de Enrique Bunbury (nuestro gran ídolo) y hablar un poquito de la amistad que me une a este chico.



Quién no ha escuchado alguna vez “me calaste hondo, y ahora me dueles…”, o “quién pudo ser? Quiero que seas tú, dímelo dímelo una vez…”, o “lady, lady blueeeee…”. Claro, son canciones del señor Enrique Bunbury, el mejor tío rockanrollero que puede haber en el mundo. Yo tenía como trece años cuando me dedicaron la canción titulada Al Final; en aquel entonces la neta apenas si sabía quienes eran los Héroes y me latía la rolita de “entre dos tierras estás y no dejas aire que respirar”, obvio que en ese video era súper jovencito y se veía guapísimo (guapísimo sigue siendo, joven… pues ya no tanto). Pero a raíz de ese vals con el corito de “y al final quiero verte de nuevo contenta sigue dando vueltas si aguantas de pie” pues me enamoré de él. Me busqué el disco de Flamingos y no dejé de escucharlo hasta aprenderme todas las canciones y dejar rayado el último track. De ahí en adelante, pues bueno Enrique Bunbury era digamos que uno de mis cantantes favoritos, pero fue hasta El Tiempo de las Cerezas que me enamoré por completo del tipo. Y es que bueno, nadie me va a negar que tiene unas rolas buenísimas, escribe unas letras súper padres, su música es totalmente fuera de serie, los ritmos que usa hace que sus canciones sean completamente diferentes de lo que uno está acostumbrado a escuchar. Era por eso que escuchaba sus discos todo el día, relacionaba sus canciones con cada cosa que me pasaba y cada vez que escuchaba una de sus rolas en la radio le subía todo el volumen. Y es que cómo no iba a estar enajenada con él si es divino.



Después, cuando yo iba en preparatoria encontré a unos buenísimos amigos (creo que el mejor grupo de amigos de toda la vida). Las chicas estábamos enamoradas de los vampiros y compartíamos un buen de intereses y de más, con los chicos me juntaba a fumar en la cafetería (aunque estaba prohibido) y uno de ellos en especial (mi ya mencionado Villegas) compartía conmigo un vínculo muy pero muy padre: Enrique Bunbury! Pero no era sólo eso, a él, igual que a mí, le fascina cantar y nos echábamos todas las canciones de Bunbury entre clase y clase. Cuando nos íbamos de fiesta también cantábamos y no nos separábamos porque nos encantaba platicar, siempre teníamos opiniones similares, puntos de vista parecidos y nos intoxicábamos con alcohol y cigarrillos. Realmente siempre me la pasaba genial con él. El día más inolvidable que pasé con él fue cuando fuimos a un concierto de nuestro ídolo en el foro sol, estuvo genial. Y pues bueno, quise escribir un poquito acerca de él y nuestro enorme gusto por El Hombre Delgado Que No Flaqueará Jamás. Sólo puedo decir que mi desmejorado amigo es una de las mejores personas que he conocido en mi vida (y han sido muy pocas), le tengo un gran aprecio y siempre será un Habitante de mi Sangre.



Villegas: con mucho cariño te dedico este post, espero que te guste.



Me despido y les mando un gran abrazo a todos.

1 comentario:

brislunatica dijo...

ohhhh este es tu amor jajaja.... mmmm solo lo recuerdo en una cancion y con cabello mas largo jajaja

Free Bat MySpace Cursors at www.totallyfreecursors.com